Éxito escolar

Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. Albert Einstein

Todos los padres se enfrentan alguna vez a la llamada del tutor o del director de la escuela para comentar la evolución de su hijo.

Durante el ciclo educativo primario, secundario hasta el bachillerato y la Universidad, es común que nuestro hijo tenga problemas con alguna asignatura o de actitud.

En gran parte ello dependerá de los amigos con los que acostumbre a jugar o charlar, de los hábitos de estudio que tenga, o puede ser una cuestión propiamente cognitiva.

No hay porqué alarmarse a la primera, ya que con unas pocas clases de refuerzo y un poco de atención por parte de los padres o tutores, la mayoría de los estudiantes vuelven al estado normal de atención y se centran de nuevo en las tareas escolares.

Sin embargo, en algunas ocasiones los estudiantes presentan problemas graves de concentración, cognición y desánimo, que les hace no superar las diferentes pruebas escolares y les lleva a la cola de los “repetidores” o suspendidos.

¿Cómo reconocer si nuestro hijo sufre un fracaso escolar?

Como norma general hablamos de fracaso en el momento que  un estudiante no es capaz de alcanzar el nivel de rendimiento medio esperado para su edad y nivel pedagógico.

Este nivel de rendimiento está evaluado por las calificaciones, por lo cual si nuestro hijo presenta más suspensos de lo esperado es muy probable que se esté enfrentado a ciertos trastornos psicológicos.

Es de vital importancia que hasta los 12 años de edad los padres o tutores estén al corriente del comportamiento de los hijos en la escuela, puede sufrir algún problema de acoso o incluso ser ellos mismos los acosadores, este tipo de conflictos en muchas ocasiones son la fuente principal de un fracaso escolar.

¿Cuáles son las principales causas del fracaso escolar?

noquieroestudiarNo existe una causa concreta para hablar de fracaso escolar, sin embargo en la mayorías de las ocasiones se producen trastornos de aprendizaje y trastornos emocionales.

Detectar si el joven tiene un problema de dislexia o un  TDAH, ( trastorno de déficit de atención con hiperactividad), será una de las pruebas claves para valorar la situación frente a su entorno escolar.

También es importante tener en cuenta los casos en los que los niños estudian más de lo común y tienen unas altas calificaciones. Si este comportamiento se repite de forma obsesiva, puede que esté sufriendo trastornos por exceso de estudio y esto le provoque un aislamiento de sus compañeros y de sus actividades sociales recreativas.

La obsesión por las calificaciones en la mayoría de los casos viene dada por un intento de evadir otros problemas de índole relacional, nutricional o de comportamiento.

En pocas sesiones haremos las pruebas y test necesarios para conocer qué puede ocasionar el fracaso escolar de tu hijo y valoraremos la mejor terapia que se adecue a su situación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>